miércoles, 20 de agosto de 2008

Aplicacion de inyecciones intramusculares en perros y gatos


Ya vimos cómo aplicar inyecciones subcutáneas, ya que esas son las más fáciles y presentan menos problemas en la aplicación, además de servir para pasar suero y la gran mayoría de los medicamentos utilizados en animales.

Las inyecciones intramusculares son un poquito más complicadas en animales ya que por la posición en que debemos poner al animal es posible que no colaboren o quieran retirar la pata al momento de pincharlos. Además hay que cuidar de no meter el remedio en una vena.

Antes que nada, la medicación y su dosis debe ser indicada por el veterinario, ya que hay remedios que no se aplican por esta vía, o su entrada accidental por vena puede llegar a ser fatal. También nos indicará el tamaño de aguja a utilizar. Repetimos que esta es una guía sobre conocimientos básicos, y lo mejor es que alguien nos muestre a hacerlo al menos una vez.

Ahora la explicación:

Tomamos una de las patas traseras del perro o gato, desinfectamos la piel con alcohol y buscamos la parte "mas gorda" de la pata, es decir donde está el músculo cuadriceps. Ahí ingresa la aguja en forma perpendicular a la piel (la diferencia con las inyecciones subcutáneas es que en éstas la jeringa se ubica paralela a la columna). También pueden aplicarse en las patas delanteras, en el músculo triceps, más otras zonas como la musculatura lumbar, pero ello debe ser explicado en detalle por el veterinario.

En el caso de animales con poca masa muscular, como ser perros pequeños o gatos, es posible que debamos ingresar solo una parte de la aguja, con ello evitaremos llegar al hueso o pinchar el nervio ciático (lesionar este nervio puede dejar secuelas de por vida). Pinchar una pata desde atrás es riesgoso, por eso para manos inexpertas lo mejor es hacerlo de costado.

Antes de empezar a ingresar el medicamento debemos traccionar el émbolo de la jeringa, como intentando aspirar: si vemos que entra sangre a la jeringa es porque estamos en una vena, entonces deberemos retirar un poco la aguja hasta que no entre más sangre. Esto es muy importante y no debemos olvidarlo nunca. Podemos matar a un animal por reacción anafiláctica si el medicamento equivocado entra en una vena.

Si ingresamos bien y no pinchamos ninguna vena, apretamos el émbolo de la jeringa hasta que ingrese todo el medicamento, en lo posible lentamente, aunque hay algunos animales poco colaboradores en los que esto debe hacerse rápido antes de que nos retiren la pata.

Retiramos la aguja, desinfectamos y masajeamos suavemente para que el medicamento se disperse y no moleste cuando el animal camine. Es posible que ciertos remedios provoquen dolor y a veces una renguera momentánea, no nos preocupemos por ello.

Ante cualquier duda no olvides consultar al veterinario, él siempre estará dispuesto a darte una demostración y enseñarte cómo hacer las cosas bien.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

EXCELENTE muchisimas gracias por la explicacion!!!!!!!!!!! La busque por todos lados

NATURE dijo...

gracias¡¡¡¡

kalabestia dijo...

Tengo una cachorrita raza pug de 1 mes y medio y hoy visitando la casa de mi madre nos descuidamos y comio alimento para gatos como en forma de croquetas. se esta vomitando y trae como diarrea. es grave??

Anónimo dijo...

Gracias por su ayuda haora si podre inyectar a mi perrita